Imparte Rafael Caro Ponte

Cada lugar es un centro propio de energía .Un paisaje, nuestro hogar, un rincón personal. En el compartimos nuestra energía, y el resultado puede ser buena, regular o mejor.

¿Qué podemos hacer en cada lugar?

¿Cómo vivimos la naturaleza? La influencia de los arboles, las piedras y seres vivos. La hermandad entre todo lo que existe.

En este taller enseñamos a detectar energías,mejorarlas y darnos cuenta hasta qué punto están vivas…! Todo ello con radiestesia.

Temario

– Las energías de los seres, los lugares y los proyectos. Significado energético del hábitat.

– Las corrientes de energía y su movimiento de transformación. Corrientes de subsuelo. Corrientes de aire. Ondas S.

– Los habitantes invisibles espirituales, ancestrales y memorias locales.

– Lecturas cuantificables, impresiones sensoriales, y resultados evidentes en la salud y equilibrio. Radiestesia.

– El papel de la naturaleza, almacén del inconsciente. Elementos visibles y seres virtuales y reacciones personales.

– El calor y el color del hogar. La influencia lunar, solar y telúrica.

– Proyección de las formas, las costumbres y rituales. Los puntos cardinales magnéticos. Ángeles y arcángeles.

– El dragón, las magas y la perla. Nocivas o beneficiosas? El sentido común en los humanos, vegetales y animales.

– ¿Quien vivió antes y que proyectó? Espacios densos y espacios libres. Altura y expansión. La influencia de la mente y la opción natural. El restablecimiento del lugar. Minerales.

– Los agujeros virtuales, los canales de Luz. Correcciones y proyecciones. El sentido estético. Las formas geométricas, los mándalas y las formas acumulativas.

Traer péndulo y varillas de radiestesia.

 Un lugar es vida, como puede ser un humano o una flor.

Sentirlo, medirlo, dialogar con él es lo que os ofrecemos en nuestro taller encuentro.

¿Qué hay en él, en su subsuelo, en las memorias grabadas por sus habitantes?

¿Qué recibe de las influencias ambientales?

Os invitamos al dialogo para conocer como nos puede ayudar, y como podemos ayudar a nuestro hábitat. 

                                                            Rafael Caro